La importancia de la autonomía de los niños

la importancia de la autonomia de los niños - tet education

La importancia de la autonomía de los niños

En numerosas ocasiones habrás escuchado acerca de fomentar la autonomía de los niños. Pero tenemos muy arraigada la visión de que los peques son, naturalmente, dependientes. ¿Cómo ayudará la independencia a los niños? ¿Qué significa realmente que un bebé sea autónomo?

En TET Education, nuestro método de enseñanza en inglés para bebés, despejamos todas tus dudas acerca de la autonomía en los peques y cómo le ayudará en su crecimiento.

¿Qué es la autonomía en los niños?

¿Te preguntas qué es la autonomía infantil? La autonomía en los niños, o infantil, es esa capacidad que desarrollan nuestros hijos para tomar decisiones. Esta capacidad es la que les permite ser seres independientes y desarrollar sus propios gustos e intereses, entre otras cosas.

¿Cómo desarrollar la autonomía en clase?

Para desarrollar la autonomía en clase es necesario poner el énfasis en la implantación de rutinas y también fomentar los trabajos en equipo para que cada niño sea capaz de adquirir unas responsabilidades mientras coopera con los demás. Esto, sin duda, es ideal para fomentar la autonomía en los niños.

¿Cómo evaluar la autonomía en niños?

Para evaluar la autonomía en los niños fíjate en si este realiza determinadas acciones, por ejemplo:

  • Saludar y despedirse de sus compañeros y maestros.
  • Pedir las cosas a sus maestros y alumnos por favor, y dando posteriormente las gracias.
  • Cuelga su chaqueta y sus demás complementos en su sitio.
  • Es autónomo a la hora de recoger su abrigo y ponérselo.
  • Estira de la cadena.

Estas y otras muchas acciones son las que demuestras si estamos ante un peque autónomo o no.

¿Por qué es importante que los niños sean autónomos?

La importancia de la autonomía en los más pequeños reside en dos puntos básicos: el buen desarrollo de sus relaciones y de su identidad.

La independencia en los bebés les refuerza para poder desenvolverse en diferentes situaciones. Estamos muy acostumbrados a ayudarles cuando se les presenta cualquier mínima dificultad. A acercarles los objetos, a trasladarles cuando les resulta complicado, y así en múltiples ocasiones.

Sin embargo, el que ellos mismos encuentren la manera de resolver esos “conflictos” les ayudará a ser adultos capaces de enfrentarse a diversas problemáticas. Esto forma la base para que los peques tengan buenas relaciones con los demás y sepan desenvolverse en diferentes situaciones sociales. Serán capaces de identificar momentos que les resulten incómodos o que les hacen sentir frustrados de una forma más clara y sencilla.

Por otro lado, ser autónomos también les permite conocerse mejor a sí mismos. Crear su propia identidad y ser conscientes de ellos como ente independiente. Explicando esto, los bebés se sienten muy unidos a las mamás durante los primeros meses. No tienen consciencia de sí mismos como persona única.

Al otorgarles independencia empiezan a poseer una sensación de poder que les permite diferenciarse del total que conformaban con su madre. Para ello no es necesario poner en peligro al pequeño. Siempre hemos de protegerlo de enchufes, escaleras y todos aquellos objetos que puedan ser altamente perjudiciales. Pero que empiecen a conocer su entorno los llevará a tener una mayor capacidad de tomar decisiones.

Beneficios para tu hijo

Los beneficios de la autonomía en los niños son numerosos. Aunque has de tener paciencia, ya que puede que tarden en manifestarse. Sin embargo, te presentamos algunos:

  • Entendimiento de las normas. Dejándoles autonomía les fomentamos el aprendizaje de diversas normas y su comprensión. Como hemos dicho anteriormente, no se trata de dejar al niño completamente desprotegido.
  • Les damos libertad. En contraposición, el peque es mucho más libre de hacer diferentes actividades sin la constante supervisión de un adulto. Por supuesto, no hablamos de bebés de pocos meses.
  • Mejora de la autoestima. Saber que confiamos en ellos para que tomen ciertas decisiones les ayuda a fomentar la autoestima y confianza en sí mismos. Les hace ver que son capaces.

Consejos para fomentar la independencia de los niños

Para finalizar, te damos algunos consejos para trabajar y fomentar la independencia en niños:

  • Ten mucha paciencia. Al principio es normal que tengas que recordarle cómo se hace algo, las normas o que tarden mucho en llegar a conseguirlo. Que tú seas paciente y le dejes hacerlo por sí mismo le ayudará a la resolución de conflictos y a fomentar la autonomía del niño.
  • Establece horarios. Tener marcadas las horas a las que debe realizar cada tarea le ayudará a recordarlo más fácilmente y a acostumbrarse a las normas. Puedes hacerte valer de cuentos e historias para enseñarle cómo sus personajes favoritos también se adaptan a rutinas y horarios.
  • Elógialo siempre. Aunque al principio no lo haga 100% bien, que vea valorado su esfuerzo y trabajo es importante para que quiera seguir intentándolo.
  • Sigue un proceso. Incúlcale los hábitos de uno en uno o en pequeños grupos. De esta manera el desarrollo será más efectivo y menos confuso para el niño.
  • Deja que lo haga solo. Puedes ponerle ejemplos, hacerlo tú primero para que te vea, pero no lo hagas por él. Aunque le cueste mucho, no tienes que desesperar y terminar haciéndolo tú. Deja que aprenda de sus propios errores y que sienta la satisfacción de haberlo conseguido.
  • Respeta su ritmo. No todos los niños tienen el mismo ritmo de aprendizaje. Por lo tanto, adapta el procedimiento a tu peque para que no se sienta excesivamente frustrado.

El proceso de otorgarles autonomía a los niños puede resultar algo complicado para los padres y profesores. Pero, como puedes ver, son muchos los beneficios de la independencia en niños. No te desanimes, ¡inténtalo!

Sin comentarios

Escribir un comentario