12 buenas prácticas educativas y docentes

buenas practicas educativas y docentes - tet education

12 buenas prácticas educativas y docentes

Las buenas prácticas educativas son todas esas experiencias que tienen unos objetivos y procedimientos comunes y que buscan ser eficaces en la adquisición de conocimientos y en el desarrollo de los alumnos de las escuelas.

No todos los profesores se ponen de acuerdo a la hora de seleccionar estas prácticas educativas y docentes, por eso, desde TET Education, la metodología de enseñanza de inglés para bebés, hemos querido realizar un post donde recopilamos algunos ejemplos de buenas prácticas educativas. Consejos para docentes, y educadores, para ayudarles a dar clase, a entablar mejor relación con los alumnos, consejos para mejorar las metodologías de enseñanza, etcétera.

Estos son: innovar y modernizar, contar con los recursos adecuados, compartir experiencias, premiar las prácticas educativas excelentes, conseguir una convivencia positiva, usar las nuevas Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC), cooperar con las familias, estructurar las clases, buscar asesoramiento, apoyarse en la música y en los vídeos y películas y una formación continua.

Te invitamos a descubrir cada una de estas buenas prácticas con detalle a lo largo del artículo. ¡No te lo pierdas!

  1. Innovar

Innovar es una de las prácticas educativas que permite mejoras de la educación y de la docencia en el presente. Todo aquello que suponga transformar los modelos de aprendizaje con el objetivo de que los conocimientos resulten más llamativos y sencillos para los alumnos es una buena práctica docente. Y es que, las metodologías tradicionales necesitan cambios para adaptarse a los intereses de las nuevas generaciones, de nada vale enseñar y formar como se hacía antes, siguiendo un modelo tradicional que quizá hoy en día ya no sea válido.

  1. Contar con recursos adecuados

Las buenas prácticas educativas, en muchas ocasiones requieren de recursos adecuados, recursos tanto económicos como organizativos y técnicos que sean beneficiosos para el proceso de aprendizaje de los alumnos. Por ejemplo: dispositivos electrónicos, zonas de juegos, etcétera. Destinar parte de los presupuestos a mejorar los espacios, instalaciones y materiales de los alumnos es una de las mejores prácticas docentes que puede realizar un centro, ya que estos espacios son muy beneficiosos para el desarrollo.

  1. Compartir experiencias

Compartir experiencias emotivas y llamativas es otra de las mejores prácticas educativas. A través de las experiencias es posible que los alumnos adquieran los conocimientos más fácil y rápidamente. Además, no solo es favorable para la adquisición de conocimientos, también para crear vínculos y relaciones significativas entre los profesores y los alumnos, ya que estas experiencias generan ambientes de confianza fortalecidos.

  1. Prácticas educativas premiadas

Son muchos los centros que premian algunas prácticas educativas. ¡Qué buena idea! Al igual que incentivar a los alumnos con becas, reconocimientos, etcétera, pueden premiarse las buenas prácticas educativas, la innovación, las nuevas metodologías de aprendizaje, con el objetivo de que el responsable se sienta valorado en el sector y motivado a continuar con su gran labor.

  1. Generar una convivencia positiva

Una buena práctica docente y educativa es crear ambientes y realizar actividades que fomenten la convivencia entre los alumnos. Es muy beneficioso para evitar que algunos niños se sientan desplazados, para integrar a aquellos que más les cuesta y para enseñar algunos valores y normas de convivencia que serán beneficiosos para ellos en el futuro.

  1. Usar las Tecnologías de la Información y de la Comunicación.

Las TIC (Tecnologías de la Información y de la Comunicación) no deben verse como algo negativo para nuestros alumnos. Son una herramienta que si se emplea adecuadamente pueden favorecer mucho el desarrollo de los alumnos.  El buen uso de las TIC depende en gran parte de los valores y de la responsabilidad de cada alumno y eso, sin duda, es algo que como docentes debemos enseñar a los alumnos.

  1. Cooperar con las familias

La cooperación con las familias es clave para el desarrollo educativo de los alumnos. De nada sirve que en casa se le den unas pautas de estudio y de desarrollo personal y en el colegio otras. Ambos ‘actores’ deben ir de la mano y complementarse perfectamente para que los alumnos logren tanto el éxito académico como el éxito personal.

  1. Estructurar las clases

Es imprescindible que los profesores estructuren las clases y sigan una planificación detallada. En primer lugar, permitirá mostrar a los padres y a los responsables del centro educativo la metodología de enseñanza y los tiempos que se van a emplear, y en segundo lugar permitirá al docente centrarse más en cada una de las clases. En TET Education, por ejemplo, lleva un planning anual detallado con el que se trabaja todo el año y que le permite impartir la metología TET desde cualquier centro de educación infantil.

  1. Buscar asesoramiento

La búsqueda de asesoramiento no es nada negativo… ¡todo lo contrario! Es muy positivo porque ayuda a centrar al docente en las metodologías y en las materias que debe enseñar. Desde TET asesoremos a todos los centros que desean introducir en sus escuelas infantiles este método de enseñanza de inglés para bebés, para que las competencias en educación infantil las tengan claras y para que sepan cómo empezar a dar a sus alumnos una formación diferente.

  1. Apoyarse en la música

La música es una buena herramienta para enseñar algunos conocimientos, sobre todo, para enseñar idiomas. Es una forma de que los alumnos puedan ampliar vocabulario, mejorar la pronunciación y memorizar más rápidamente. Es, sin duda, uno de los recursos estrella en la enseñanza del idioma anglosajón, de alemán, francés y otros muchos idiomas. Además, apoyarse en la música para enseñar idiomas es beneficioso para alumnos de todas las edades, desde bebés hasta adultos.

  1. Usar vídeos y películas

Los vídeos de animación o las películas son otra herramienta para mejorar los procesos de aprendizaje. Son válidos para enseñar ética, es decir valores: amistad, amor, educación ambiental, normas de convivencia, etcétera. Y también son muy prácticos para enseñar a los alumnos idiomas, con el fin de que aprendan estructuras gramaticales de forma sencilla y pronunciación de forma natural.

  1. Formación continua

La mejor práctica de un docente es mantenerse en constante formación. La formación continua de un profesor es la clave para ser bueno en la profesión. Todo docente debe estar cualificado para impartir la materia y prepararse adecuadamente para saber cuáles son las metodologías actuales más innovadores y mas eficientes en el sector de la enseñanza. En TET Education nos dedicamos a formar a los profesores para que puedan impartir clases de inglés utilizando la metodología TET.

Todas estas prácticas educativas deben ponerse práctica, deben tener un objetivo bien definido y realista para implementarse. Posteriormente deberán ser evaluadas para conocer su efectividad.

Si quieres dar clases ten en cuenta todas estas buenas prácticas educativas que te hemos mencionado. Son perfectas para alumnos de casi todas las edades, incluso para peques si lo que deseas es montar una guardería.

No olvides que la sociedad en general necesita buenos docentes, docentes preparados que llenen de ilusión, de valores y de conocimientos a sus alumnos, con el objetivo de formar, no solo a grandes profesionales, también a grandes personas, respetuosas y concienciadas con los problemas que hoy acechan a la nuestra convivencia y sociedad.

Método de enseñanza de inglés | TET Education

Sin comentarios

Escribir un comentario